Pedalear parado o sentado?

En general es mejor pedalear sentado. Simplemente porque es más eficiente. Gastamos menos y vamos a menos pulsaciones sentados que de pie.

Hablando de ciclismo urbano y viajes en bici, en los que la eficiencia es un punto importante, lo mejor es procurar pedalear sentado. Un pedaleo eficiente se traduce en realizar el menor esfuerzo posible para llegar a nuestro destino. La o el ciclista urbano quiere realizar el menor esfuerzo para no llegar sudando al trabajo y quien viaja en bici quiere aprovechar su energía al máximo ya que las distancias son largas. Si necesitas pararte en los pedales con mucha frecuencia puede ser que:

1. Estás usando mal los cambios

Estás usando un cambio muy alto, en el cual necesitas esforzarte para impulsar la bici. Si esta es de velocidades múltiples solo es cosa de seleccionar la velocidad adecuada.
En el caso de las bicicletas con una sola velocidad como las fixies, por ejemplo, hay que sacrificar un poco de comodidad. En estas bicis es perfectamente normal que tengas que pedalear de pie al comenzar a rodar o al subir una colina. Pero al pedalear por caminos más o menos planos deberás poder pedalear desde la comodidad del sillín.

2. Tu asiento está muy bajo

Un error frecuente es pedalear con un asiento demasiado bajo. Esto es terrible para las rodillas y como cuesta más trabajo pedalear tenderás a pedalear de pie. En algunos casos no solo es el asiento el que esta bajo, sino que el cuadro que es muy pequeño para tu talla. En estos casos, si no te paras no podrás pedalear sin que tus rodillas interfieran con el manubrio. Aprende a regular la altura del asiento


Cuando pedalear de pié
pedalear-2

Ponerse de pie tiene un par de ventajas: logramos mayor potencia y nos sirve para descansar y cambiar de posición. Al ponernos de pie sobre los pedales contamos con una fuerza extra para pedalear con más potencia, nuestro peso corporal, que se une a la fuerza que podemos hacer con los músculos extensores de la cadera (glúteos e isquiotibiales), de la rodilla (cuádriceps) y del tobillo (gemelos). Además, el balanceo de la bici ayuda a aplicar las fuerzas más verticales y además hacemos una fuerza extra con los brazos y el tronco. Por eso esprintamos de pie, porque somos capaces de hacer más fuerza, lo mismo que al subir una cuesta pronunciada.

 

We will be happy to hear your thoughts

Leave a reply

La Bicicleta