Enseñar a los niños a andar en bicicleta

Los niños son los ciclistas del mañana

y por lo tanto los que convertirán nuestras ciudades en lugares más amables para todos. Por ello es muy importante una correcta educación vial y que sus inicios sean una experiencia motivante, que se divierta y aprenda nuevas habilidades.

¿Bicicleta de equilibrio o de rueditas?
las bicicletas de equilibrio (las que no tienen pedales ni rueditas) son ideales para el aprendizaje. Lo más complicado es lograr el equilibrio, no pedalear,  todo lo demás viene después. La mayoría de niños que han pasado por la bici de equilibrio aprenden a montar en bici de pedales en un solo día. Por lo general, los ruedines frenan y retrasan el aprendizaje.

Que tamaño de rodado debo comprarle?
El tubo superior debe ser lo suficientemente bajo como para que el niño no se roce con él en la entrepierna cuando está montado a horcajadas sobre la bicicleta. Además, hay que tener en cuenta que las bicicletas pueden ser más o menos altas según el tamaño del cuadro, y no sólo por el diámetro de la rueda. De todos modos, podemos generalizar: si el niño mide entre 47 y 51 centímetros de entrepierna, probablemente andará mejor con una bicicleta de 16”, y a partir de los 52 centímetros podría pasar a una de 18” ó 20”.

Le compro una barata porque la va a destrozar?
Una buena bici no tiene por qué ser destrozada por un niño, de hecho, las buenas bicicletas duran muchos años y pueden pasar de unos a otros después de quedárseles pequeñas: ¡siempre hay un hermano, una prima o una vecina que la sabrá aprovechar! Piensa, además, que una buena bicicleta puede venderse a buen precio de segunda mano, lo que reduce notablemente el dinero invertido al final.

Como le enseño a mantener el equilibrio?
Si ya ha usado bicis sin pedales le costará muy poco cambiar a la bici “de mayor”, sólo tiene que aprender a pedalear. Si es su primer contacto con la bici, empieza por llevarlo empujando, con una mano en el asiento y otra en el manillar, mostrándole cómo se tuerce para el lado para el que hay inclinación. La idea es que vaya asociando inclinación lateral con giro del manillar.
Esta es la clave del aprendizaje: mover el manillar hacia el sentido correcto, o sea para el lado para el que se inclina la bicicleta. Una vez que logra esto no vuelvas a tocar tú el manillar cuando lo lleves, llévalo sólo del asiento o la espalda.

A tener en cuenta
– Las palancas de los frenos deben estar cerca del manillar y no ser muy duras, ellos no tienen mucha fuerza en las manos.
– No comprar una bici con cambios o bloquearlos si tienen menos de 6 años. Solo les complica el aprendizaje.
– El lugr de aprendizaje debe ser amplio, al principio la dirección será errática.
– Caerse es parte del juego! no dramatizar cuando suceda, eso sí, el casco es imprescindible.

Lee la nota “Bicicleteando con nuestros hijos

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

La Bicicleta