Como el ciclismo cambia tu cuerpo

Con el ciclismo, tu cuerpo cambia

El ciclismo, sobre todo en las primeras salidas, nos hace doler las piernas, los pulmones no dan abasto y el sillín nos martiriza el “final de la espalda”… nada a favor?
Sí, a pesar de todos estos riesgos laborales, tu cuerpo AMA el ciclismo,  así que veamos como nuestro cuerpo se adapta y que beneficios trae.

1. Núcleo más firme
No se puede negar que la práctica regular del ciclismo produce beneficios quemando grasa y logrando mejor definición muscular, sobre todo del core o núcleo, que trabaja para mantener el equilibrio, y de los brazos que son los puntos de apoyo en el manillar. Estos efectos tienden a ser aún más pronunciados practicando ciclismo de montaña, donde el terreno requiere un mayor nivel de maniobrabilidad.

2. “Acolchado” adicional
Los principales puntos de contacto con la bici (manos, pies y nalgas) se vuelven “insensibles” a través del tiempo, y si bien hay una amortiguación, shorts acolchados y asientos especiales para mejorar la comodidad, esa insensibilidad es un bonus, consecuencia de kms en la bicicleta. O sea nos convertimos en ciclistas curtidos y podemos hacer salidas cada vez más largas sin dolor.

3. Un corazón más fuerte y mayor capacidad pulmonar
El ciclismo te da un gran entrenamiento cardiovascular. A medida que realice distancias cada vez más largas su corazón tendrá que trabajar más duro. La adaptación a estas demandas ayuda a que el corazón se mantenga fuerte y con menos riesgo de enfermedades del corazón, reduciendo además la frecuencia cardíaca en reposo. Un corazón más fuerte no sólo te beneficia para andar en bicicleta, sino que hace que las actividades cotidianas, como subir las escalera,s sea más fácil.  Y mejora los niveles de energía.

4. Músculos de las piernas definidos
A ver, esto puede ser un problema, ya que los jeans muy ajustados pueden caer en desuso… los cuádriceps aumentan su tamaño , al igual que las pantorrillas. Son un claro indicativo de que eres un ciclista.

5. Reflejos más rápidos y mejor coordinación.
Tus músculos aprenden a optimizar la energía necesaria para mantener el equilibrio y avanzar, reaccionar ante los peligros, aplicar potencia en las cuestas, tus ojos y tu mente están alertas. Todo esto, que permite el desarrollo de reflejos felinos, está alimentado por una creciente conciencia del entorno, con una mejor conexión con la naturaleza.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

La Bicicleta
La Bicicleta